Para ver

Para escuchar

ir a Academia Pragma
Próximo evento

Próximo evento
Por Pedro Gómez, Marcos Vélez y Gregorio Patiño   -   19 de febrero de 2019

4 razones para preparar pruebas de usabilidad

Emerson Gutiérrez
29 de enero de 2019
3 min. de lectura
h_razones_para_preparar_pruebas

Las pruebas de usabilidad son una herramienta esencial para cualquier profesional que trabaje con UX o en Diseño de Productos Centrados en el Usuario (DCU). Sin embargo, no siempre se implementan por razones de tiempo,  presupuesto o desconocimiento. 

Por ello, en este artículo nos centraremos en las cuatro principales razones para crear una prueba de usabilidad, que ayudarán a los profesionales a argumentar por qué y cuándo usar esta importante herramienta.

1. Contrastar si el diseño cumple con las expectativas del usuario

Es el principal motivo y finalidad de las pruebas de usabilidad. Si nuestro diseño funciona y los usuarios logran completar sus tareas, significa que vamos por buen camino y la mejor forma de constatar esto, es enfrentando nuestro trabajo al usuario final.

Esto no lo lograremos por medio de encuestas ni de estudios de mercadeo, sino viendo cómo es la interacción de nuestro público objetivo en un entorno muy cercano a la realidad, que nos permita ver sus reacciones, sentimientos y emociones, al momento de enfrentar los diseños en los que hemos trabajado.

2. Verificar si el diseño ayuda a cumplir los objetivos del negocio

Una experiencia de usuario positiva debe tener en cuenta a todos los implicados. Está claro que el usuario final es la columna vertebral del DCU, pero sería ridículo que desarrollemos un producto y dejemos por fuera todas las necesidades que tiene el negocio y la razón del trabajo que estamos realizando.

Si los usuarios utilizan de forma correcta algunas funcionalidades de nuestro producto, pero no están completando tareas que ayuden a cumplir objetivos del negocio, es posible que tengamos que revisar algo de nuestro trabajo. Encontrar los problemas que no permitan el equilibrio adecuado entre las necesidades del usuario final y del negocio, debería ser uno de los objetivos cuando realices una prueba de usabilidad.

3. Obtener retroalimentación de primera mano

Las pruebas de usabilidad nos permitirán ver qué hace un usuario con nuestro diseño, cómo se comporta e interactúa. Todo el feedback que obtenemos de una prueba de usabilidad es la materia prima para las siguientes iteraciones de nuestro trabajo.

Un buen profesional de UX, debe tener la capacidad de interpretar correctamente toda la retroalimentación que obtiene: lo que dice el usuario, lo que hace o cómo interactúa, cómo se mueve y los gestos. Todo lo que se pueda obtener durante la prueba vale oro para entregar un producto mucho más cercano a lo que espera el usuario final.

Hay que recordar que siempre será más valioso ver de forma directa cómo utiliza un usuario nuestro producto que escucharlo hablar sobre él, puesto que está comprobado que normalmente los usuarios dicen cosas completamente diferentes de las que hacen o piensan a la hora de utilizar una interfaz.

4. Reducción de riesgo de diseñar lo incorrecto

Desde el punto de vista de negocio, los test de usabilidad nos ahorrarán tiempo y dinero, porque nos permitirán evidenciar si estemos construyendo algo que no necesitan las personas y evitarle a nuestro cliente una mala inversión de su presupuesto.

Esta es quizá una de las razones más potentes al momento de argumentar la necesidad de de las pruebas con usuarios de cara al negocio, puesto que si hablamos en términos económicos, será mucho más fácil negociar tiempos y presupuestos para nuestros test, eso sí, sin perder de vista nuestro verdadero objetivo: entregar un productos que cumpla las necesidades tanto de los usuario como de nuestro cliente.

Durante etapas tempranas de los proyectos, siempre será adecuado enfocarnos en flujos, estos serán más fáciles de probar con prototipos de baja fidelidad, además de ser económicos (en papel, herramientas de prototipos como Marvel, Adobe XD).

Entre más avance el proyecto, podremos comenzar a evaluar funcionalidades de interacción con prototipos un poco más detallados en alta fidelidad (HTML, CSS, JavaScript) o con productos funcionales que pueden ser un poco más costosos, pero mucho más económicos que no detectar un problema a tiempo.

Claridad, objetivos y conocimiento 

Antes de comenzar a planear una prueba de usabilidad, debes tener claro en qué etapa del proyecto estás, qué tipo de test debes realizar, qué quieres probar y las razones o motivos que te impulsan a llevarlas a cabo.

No será lo mismo realizar una prueba con un prototipo de baja fidelidad en la etapa temprana de un proyecto, que realizarla con uno de alta fidelidad, cuando el proyecto ya esté al aire. Los hallazgos y las motivaciones con toda seguridad serán diferentes.

Es importante que siempre tengas claro la importancia y los objetivos que buscas de una prueba de usabilidad. Permitir que salgan de un proyecto por falta de presupuesto, desconocimiento o tiempo, será en un error que posiblemente todo el equipo tendrá que asumir tarde o temprano.

En Pragma, las pruebas de usabilidad con usuarios hacen parte fundamental de nuestra metodología de trabajo, ayudándonos a entregar productos increíbles para nuestros clientes.

¿Quiénes son mis usuarios?, ¿dónde ponen el esfuerzo en primer lugar?, ¿cuáles son las características que más valoran?: estas son preguntas que responde Lean UX. Descarga gratis el ebook para saber más de esta metodología

Nueva llamada a la acción

Te puede interesar

Otros artículos de Conocimiento de usuario

Suscríbete