Blog Pragma

Blog

Agilismo: parte de nuestra nuestra historia y evolución

Cristian Bermúdez
30 de enero de 2020
2 min. de lectura
Agilismo evolución

Hace muchos años, miré una entrevista realizada a Steve Jobs en la cual, como siempre, dejaba entrever su gran visión de futuro.  En esta entrevista, realizada a inicios de los años 80,  Jobs comparaba la eficiencia mecánica del movimiento humano –caminar- sobre la eficiencia mecánica del movimiento en otras especies, como volar, correr velozmente, nadar, etc; y encontraba que estamos muy por debajo en dicha escala. 

Sin embargo, luego de hacer la misma comparación, pero ahora con el ser humano en una bicicleta, encontraba que el humano se colocaba muy a la cabeza debido a la eficiencia mecánica que la bicicleta le aportaba a nuestro movimiento. Continuaba diciendo: “Pues bien, lo que la bicicleta es al movimiento del ser humano, lo es la computadora para su cerebro”.

En ese momento, me parecía una excelente reflexión –y me sigue pareciendo-, pero no pasaba de ser una de esas cosas que se tienen en mente para comentar en reuniones con amigos.

Ahora, desde que he tenido la oportunidad de compartir conocimiento y las metodologías del agilismo con los diferentes equipos de trabajo y empresas, me doy cuenta que hoy más que nunca esa reflexión tiene sentido, pero ahora no solo contamos con la incipiente computadora de principios de los 80, sino que tenemos plataformas evolutivas, robustas, Inteligencia Artificial, IOT, BigData, y todo un conjunto de herramientas que nos permiten avanzar como seres humanos a un mayor bienestar, a una mejor comprensión de nuestro entorno, bien sea laboral o personal.[Conoce los trabajos de la era digital]

Para focalizar todo el poder de estas herramientas debemos reaprender y volver a comprender los conceptos sobre trabajo en equipo, sobre comunicación e incluso lo que significa “trabajar juntos hombro a hombro”, muchos ya optan por trabajar remotamente, sin perder impacto ni productividad. [Sigue leyendo: Nómadas digitales: nueva forma de trabajar y de vivir]

Estamos dejando las viejas prácticas de la era industrial, donde la productividad se podía medir basado en el cumplimiento de actividades rutinarias, por ejemplo: A un trabajador en una fábrica se le pagaba por colocar X cantidad de tornillos al día, a un asistente de oficina por clasificar documentos y a un asistente contable por clasificar las cuentas.

Ahora este tipo de tareas empiezan a ser reemplazadas por las máquinas, gracias al poder que les brinda la Inteligencia Artificial. Las necesidades laborales empiezan a tornarse más abstractas, más creativas y enfocadas a la solución de problemas intrincados, no predecibles y complejos.

Las necesidades modernas requieren del agilisimo, es importante cubrir rápidamente las necesidades del mercado sin dejar a un lado el control y la calidad en los productos y servicios entregados al cliente final. Por ello se habla del MVP, del Alpha, el Beta y el Ralease.

Se requiere de experimentación constante y mejora continua. Dichas prácticas son una buena manera para que negocios y profesionales puedan seguir el ritmo y tener oportunidad de ser competitivos. El enfoque a resultados y la interconexión global, ofrecen nuevas posibilidades, nuevas formas de trabajar, nuevas formas de interactuar.

He visto el buen impacto que tienen el agilisimo bien manejado dentro de las organizaciones, sus beneficios y bondades; pero también soy consciente de sus debilidades, por ello somos llamados a descubrir su evolución. De eso se trata, de mejorar constantemente, de ser parte de la ola y estar en el grupo de los que aportan.

La construcción de este futuro nos abre la puerta a todos los que estemos dispuestos a seguir el ritmo. Es más, la construcción de este futuro nos necesita, por eso hago una invitación a que estemos preparados para afrontar los nuevos retos, con nuevas herramientas, nuevas tecnologías y metodologías. [Lee: El éxito de la transformación digital es darle bienestar a las personas]

Nuestra cultura está evolucionando, y no hablo de la cultura local solamente, hablo de la cultura global. Somos los que estamos dispuestos a comprender y mejorar la aplicación de éste conocimiento global en nuestras empresas, en nuestro día a día, con nuestra gente. Ahora, no solo le estamos dando una bicicleta a nuestro cerebro, le estamos dando cohetes para volar.

Conoce las claves para tener una transformación digital ágil

Te puede interesar

Otros artículos de Agilismo

Suscríbete