Blog Pragma

Blog

Cinco elementos para crear una identidad corporativa

Deisy Villalba
10 de diciembre de 2019
3 min. de lectura
Cinco elementos para crear una identidad corporativa

Piensa por un momento que estás en un centro comercial y deseas comprar una camisa, tienes a tu disposición cientos de almacenes que pueden suplir tu necesidad, sin embargo, a tu mente solo vienen algunas tiendas donde puedes encontrar algo que te guste, esto porque te sientes identificado con la marca. 

Pero ¿de dónde surge esa relación? ¿qué te hace seguir una marca por encima de otra que ofrece el mismo producto? Pese a que hay muchas variables como el precio o la calidad del producto que pueden influenciar en tu decisión, también hay una muy relevante que hace que esa marca destaque para ti: su identidad corporativa. [Si quieres conocer cómo las marcas definen nuestra identidad te recomiendo este artículo]

Cuando creamos una marca debemos tener claro que tener una adecuada identidad corporativa puede ser la clave para destacarnos dentro del mercado, así que lo primero es entender de qué se trata.

La identidad Corporativa es la personalidad de la empresa, es el conjunto de creencias y valores con las que una organización se identifica y se relaciona internamente y con su público, por eso tiene que ver con la forma como se ve así misma y la manera como desea que el público la recuerde.

Cuando establecemos una identidad corporativa sólida tenemos a mano una herramienta estratégica muy poderosa que nos puede ayudar a la construcción de nuestro discurso comunicacional.  Por ello te damos algunos puntos claves que debes tener en cuenta a la hora de construir una adecuada identidad corporativa.

Definir nuestro horizonte

Es importante destacar que la identidad va más allá de las creencias de un gerente o presidente de una compañía y recopila el sentir conjunto de una organización, sus socios y empleados. Es por ello que el primer paso en esta tarea es la definición de un objetivo, una misión (qué hacemos) y una visión (qué queremos hacer en un futuro) adecuadas.

Para la construcción de estos puntos debemos también definir el tono y el lenguaje que deseamos establecer para nuestra organización, es decir, si nuestra empresa le apunta a un público juvenil, esta construcción comunicativa debe ir en un lenguaje sencillo, informal y que conecte con los jóvenes.

Los valores

Así como en la construcción de un edificio las columnas son son las encargadas de sostener y dar estabilidad, los valores de nuestra organización serán los pilares sobre los cuales se fundará nuestra estrategia.

Aquí es importante entender que no es necesario que dichos valores vayan solo en la misma línea del sector donde estamos, ya que como responden a la pregunta ¿en qué creemos? pueden abarcar diferentes temas. Por ejemplo, mi empresa puede ser de ropa interior y tener como un pilar la defensa del medio ambiente, por ello mi sistema de producción apostarán por la sostenibilidad y mis mensajes tanto internos como externos pueden tener un enfoque ambiental.

Aquí podemos hacer un listado de unos 5 o 6 pilares y explicar cada uno acorde al enfoque como lo entienda la compañía. Esta parte puede ser de conocimiento tanto para los empleados como para los clientes de la marca.

La cultura de la organización

Como organización debemos establecer una serie de normas y conductas compartidas entre los miembros. La identidad corporativa debe ser el reflejo de lo que somos internamente y cómo nos relacionamos.

Volviendo al ejemplo anterior, no se puede decir externamente que se tiene como como un valor el cuidado del medio ambiente y no preocuparnos por reciclar en nuestras instalaciones.

Tener esta conexión entre lo que decimos y hacemos nos dará la solidez necesaria para poder establecer nuestra estrategia y garantizará que nuestra identidad pueda sostenerse a largo plazo y que el público logre una mayor identificación con la marca.

Diseño

Una vez tenemos definido lo anterior, debemos establecer una imagen corporativa que vaya acorde a nuestro discurso. Elementos como los colores, la tipografía, nuestro logo y las imágenes que vayamos a usar en nuestras publicaciones deben no solo reflejar esa personalidad sino fortalecerla.

Para ello es vital la creación de un Manual de identidad corporativa que nos permita copilar las reglas de uso de los mismos. De esta manera garantizamos que el uso de los elementos gráficos siempre sea el mismo y que nuestra marca no presente variaciones, permitiendo una mejor recordación para nuestros clientes.

Redes sociales

Ya sabemos de la importancia de las redes sociales en la actualidad y en lo difícil que puede ser destacarse en medio de tantas marcas. Aquí es cuando hacer uso de nuestra identidad corporativa es clave para montar una estrategia digital que nos dé el impulso que necesitamos para diferenciarnos. [Te comparto 3 claves en redes sociales que benefician tu marca]

En este caso, podemos hacer uso de nuestros pilares como una manera de generar contenido en diferentes formatos. Por ejemplo, si tenemos como pilar el sano esparcimiento y ocio, podemos hacer un meme para Facebook, una lista de reproducción de música para relajarse en Spotify y un video con recomendaciones de libros para historias de Instagram. ¡Las posibilidades son infinitas!

Como ves, la identidad corporativa es la base para tu estrategia comunicacional, es por ello que contar con este elemento puede traer muchas ventajas tanto para el mercadeo como para la fidelización de clientes. 

Estrategias de Marketing

Te puede interesar

Otros artículos de Marketing

Suscríbete

No Comments Yet

Let us know what you think