Cómo innovar en momentos de crisis

Andrea Quiroz
14 de mayo de 2020
4 min. de lectura
Cómo innovar en momentos de crisis

Hablando teóricamente, la innovación es una acción de cambio que supone una novedad. Generalmente se cree que la innovación es generar ideas, tener un golpe de suerte, llenar una sala con post it, pero nada de esto es innovación por sí sola, estos son habilitadores, son el primer paso para que pueda existir una innovación.

Un invento, una idea o un experimento, se convierte en innovación cuando sea exitoso a nivel comercial, es decir, cuando traiga beneficios sean sociales, ambientales o económicos.

La innovación puede darse en muchos campos y frentes, y la podemos clasificar en 3 tipos principales:

  1.  Disruptiva o radical: es la que transforma la sociedad, el consumo, puede crear nuevas industrias, esa que es la que todos buscan pero que no es tan fácil de conseguir.
  2. Incremental: son esas pequeñas mejoras que se pueden ir haciendo gradualmente, que a largo plazo generan grandes cambios, pero con pasos pequeños. 
  3. Social o “frugal”: trata de generar cambios en poblaciones vulnerables o más necesitadas. 

La innovación en la historia

En la historia han ocurrido diferentes sucesos que han puesto a la humanidad a pensar diferente, suponen retos para mejorar un estado puntual de vulnerabilidad o sencillamente para mejorar la calidad de vida de las personas y hacer las cosas más fáciles y sencillas.

Podemos pensar en lo que ocurrió con la peste negra, que muchas personas murieron y quedaban pocos trabajadores para cultivar y esto llevó a que se construyeran herramientas para que una persona pudiera hacer la labor de 5. También en la Revolución Industrial, donde surge la máquina de vapor, el teléfono, el hilado y tejido de algodón, el automóvil, el avión, entre otros, que surgieron para mejorar la calidad de vida de las personas.

Con la Primera y Segunda Guerra Mundial también surgen varias innovaciones, por ejemplo la penicilina, que fue inventada en 1928 por Alexander Fleming, tras un “error” en su laboratorio; pero no fue sino hasta la Segunda Guerra Mundial que se vió su potencial y salvó millones de vidas.

En la actualidad muchas personas y empresas se dedican a encontrar soluciones para las poblaciones más vulnerables, es decir, que están en constante conflicto, pobreza, desastres naturales, desigualdades económicas, políticas, sociales o culturales. 

Matternet es una empresa que desde hace varias años ha venido trabajando con drones para llevar medicamentos a lugares en los que es muy difícil el acceso de ambulancias o médicos. Por ejemplo, en Papua, Nueva Guinea había un pueblo, donde un carro con medicamentos podría demorarse 4 horas en llegar o incluso más, cuando quedaban enterrados en el lodo, usando los drones los medicamentos llegaban en 30 minutos.

Hoy esta empresa hizo un alianza con Ups y en la actualidad están entregando medicamentos esenciales evitando así el contacto y que las personas tengan que salir de casa, así, no entran en riesgo de contagio de Covid 19.

Pero, ¿qué tienen en común todas estas situaciones? Aparte de que todas buscan solucionar una necesidad, un problema y mejorar así la calidad de vida de las personas, en todas hubo un ejercicio juicioso de investigación, se llevó a cabo un plan con una meta clara.

Por ello la innovación hay que buscarla y trabajarla con disciplina. Debes estar preparado para cuando la encuentres.

¿Qué técnicas existen para innovar?

Todos tenemos estilos diferentes, algunos somos madrugadores, otros trasnochan, a unos les funciona el ejercicio para bajar el estrés, a otros la lectura, cocinar, pintar o jugar con los hijos.

Así mismo ocurre con la creatividad y la innovación, debes buscar qué te funciona a ti, con qué te sientes cómodo, qué te apasiona. Algunos dirán que en momentos de presión es donde más les surgen ideas, otros necesitan de la planeación, es cuestión de que identifiques donde te mueves mejor.

Hay múltiples métodos, metodologías y planes de acción para materializar la innovación, el más usado hoy es el Design Thinking, pero en mi opinión, los diferentes métodos son muy similares y todos tienen 3 focos en común:

  1.  Encontrar ideas
  2. Validar que esas ideas sí sean valiosas 
  3. Validar que la idea tenga un modelo de negocio atractivo en el mercado. 

Para encontrar ideas hay múltiples técnicas, individuales y grupales, las grupales más comunes son el brainstorming y el brainwritting, y entre las individuales podemos encontrar la técnica what if…? O ¿que tal si…? que son preguntas que te haces que son “detonadoras” es decir, te impulsan a encontrar soluciones, o las técnicas de provocación de Edward de Bono, por ejemplo, la técnica de la huida que es coger una situación normal y eliminar aspectos esenciales y generar ideas alrededor de.

También está el método de la inversión que es darle la vuelta a la situación aunque suene absurdo, por ejemplo, los carros me transportan, por yo transporto a los carros, o la distorsión que es coger un proceso natural y cambiarlo de orden. Cualquiera que sea la técnica que uses, requiere tiempo, dedicación y sobretodo ganas.

Tips para potencializar la creatividad y la innovación:

  • Identifica los momentos del día en los que eres más activo mentalmente (Mientras te bañas, mientras trotas, haces yoga, juegas con tus hijos, etc).
  • Siempre ten a la mano con qué apuntar tus ideas, no sabemos en qué momento nos pueden surgir y para ello es importante tener una libreta o incluso tomar notas de voz en tu celular.
  • Hazte preguntas claves de lo que pasa en tu entorno, identifica dolores de las personas, fallas en los procesos. Haz un listado de estas preguntas y luego respóndelas con posibilidades para solucionarlas.
  • Haz lluvias de ideas con tus familiares, amigos o personas cercanas, en ocasiones las ideas necesitan de otras ideas para desarrollar su potencial.
  • No te de miedo contarle tu idea a otras personas, estas pueden enriquecerla, darle un giro o potencializarla.
    Identifica quién sería el público potencial de tu idea, quiénes lo usarían o comprarían.
  • Haz dibujos de tu idea y pregúntale a ese público potencial que identificaste que piensan. De lo que te digan pueden surgir ideas para mejorar o para crear algo diferente.
  • Prueba, intenta, ejecuta, que de las caídas aprendes para salir con algo mucho mejor.

Descargar eBook sobre Customer experience

Te puede interesar

Otros artículos de Tecnologia e Innovación

Suscríbete