Blog Pragma

Blog

Cómo construir una estrategia de conversión exitosa

Deisy Villalba
7 de mayo de 2020
2 min. de lectura
Cómo construir una estrategia de conversión exitosa

Cuando hablamos de conversión en marketing nos referimos a la cuando un usuario realiza una acción deseada como dar clic a un contenido, hacer una suscripción en el blog o rellenar un formulario con sus datos personales. El objetivo es lograr que esa persona pase de ser un simple visitante habitual a un Lead, es decir, un cliente que va a comenzar un ciclo de compra en nuestra página.

Para hacer una conversión se debe disponer de contenidos y recursos que den un gran valor agregado a quien los consulta, respondiendo a una necesidad de búsqueda del usuario.

La conversión, y la información recopilada, tiene un gran valor porque se trata de saber quién es la persona que se ve beneficiada dichos recursos y eso permitirá comprender con quién está hablando y poder complementar su experiencia de manera útil e integral.

Además, para la empresa el proceso de conversión le permitirá recopilar información sobre posibles clientes potenciales, oportunidades y clientes recurrentes que interactúan con el contenido.

Hay que tener en cuenta que la conversión en marketing está intrínsecamente ligada a los datos, lo que permite verificar de manera incremental el estado de una estrategia e informar si se necesitan cambios.

Para lograr una adecuada conversión se deben tener en cuenta los siguientes pasos:

Ruta de conversión

El primer paso dentro de la conversión es atraer visitantes a una oferta. Cuando hacemos Inbound sabemos la importancia de tener botones o llamados a la acción (CTA) pero este elemento también puede ser un formulario emergente o un icono de chat.

Hay que comprender que cuando un visitante llega a un sitio web lo hace porque está buscando algo o tiene una pregunta, así que es importante hacerle saber que se tiene la solución o que se le va a agregar valor a la experiencia.

El segundo paso es determinar el punto final, es decir, hacia dónde dirigirá ese CTA, puede ser un formulario o un documento PDF, también puede ser el enlace a una reunión o a una base de información. Las posibilidades son infinitas.

Ya se tiene el elemento inicial y el punto final. Así que el tercer paso será la construcción de la experiencia que irá en el medio. En este punto se vale la experimentación para determinar qué es lo mejor para los usuarios y qué tipo de estrategia funciona para cada contenido.

El paso cuarto será analizar. Después de la conversión el usuario tiene su respuesta y se puede ir, pero el trabajo de la marca no se detiene. Por ello es importante verificar los informes, analizar la cantidad de visitas, la tasa de conversión y lo que ha funcionado dentro de la ruta.

Esto nos trae finalmente al paso cinco: Optimizar la estrategia, que no es más que hacer los cambios necesarios basados en los datos. Este paso será clave para optimizar también la estrategia de contenido y la oferta de recursos.

Tener una adecuada ruta de conversión es la base para ampliar gradualmente su red y alcance y aprovechar de la mejor manera el tráfico de un sitio web.

Estrategias de Marketing

 

Te puede interesar

Otros artículos de Marketing

Suscríbete