Conoce qué son las pruebas no funcionales de software

Víctor Manuel Soto Morales
2 de mayo de 2018
2 min. de lectura
Como hacer una presentación exitosa

¿Sabes qué son las pruebas no funcionales de software? En este artículo te lo explicamos. Además, te decimos por qué son importantes y cuáles tipos de pruebas no funcionales existen.

¿Qué son pruebas no funcionales (performance)?

Las pruebas no funcionales son las que se hacen desde una perspectiva totalmente diferente a las pruebas automatizadas. Este tipo de pruebas son un medio de control de calidad, que se realiza en aplicaciones de software para asegurarse de que todo funciona bien y poder saber en qué circunstancias podrían fallar. 

Las pruebas no funcionales de software nos  permiten conocer qué riesgos corre el producto y nos dicen si tiene un mal desempeño o un bajo rendimiento en los entornos de producción.

En ese sentido, las pruebas no funcionales de software se hacen con el fin de obtener información. Permiten explicar lo que soporta el producto y si cumple con las expectativas de los clientes.

Si quieres tener más herramientas para desarrollar pruebas, lee, Todo lo que debes saber sobre certificación de software 

En definitiva, el objetivo principal de este tipo de pruebas es examinar la velocidad del servidor o del sistema para determinar si  responde de inmediato o no. Asimismo, nos ayudan a establecer cuánta carga puede manejar el servidor o el sistema y así poder saber si este se mantiene estable con diferentes tipos de cargas.

Beneficios de las pruebas no funcionales

  • Mejora la experiencia de usuario.
  • Aumenta los ingresos en línea.
  • Utiliza métricas importantes para poner a punto tu sistema.
  • Determina los cuellos de botella como la configuración de base de datos.
  • Ayuda a establecer si una nueva versión está preparada para la producción o no.
  • Permite a los interesados conocer el rendimiento real en comparación con sus expectativas.

Tipos de pruebas no funcionales (performance)

Pruebas de carga

Estas pruebas se hacen con el objetivo de determinar y validar la respuesta de la aplicación cuando esta está sometida a una carga de un cierto número de usuarios o de peticiones.

Ejemplo: Verificar si el producto puede soportar la carga de 100 usuarios de forma simultánea. Este resultado se compara con el volumen esperado.

Pruebas de rendimiento

El principal objetivo de este tipo de pruebas no funcionales es calcular la respuesta de la aplicación con diferentes medidas de usuario o peticiones.

Ejemplo: conocer cuál es la respuesta al procesar el ingreso de 10, 100 y 1000 usuarios de forma parametrizada. Este resultado se compara con el resultado esperado.

Pruebas de estrés

Estas pruebas se realizan para encontrar el número de usuarios, peticiones o tiempos que la aplicación puede soportar. Este tipo de pruebas no funcionales son muy semejantes a las pruebas de carga y rendimiento, pero se diferencian en que debemos superar los límites esperados en el ambiente de producción o los límites que fueron determinados en las pruebas.

Ejemplo: encontrar la cantidad de usuarios que soporta de manera simultánea hasta que la aplicación deja de responder (cuelgue o time out), haciéndolo de forma correcta según todas las peticiones.

Nuevo llamado a la acción

Te puede interesar

Otros artículos de Desarrollo de software

Suscríbete