Analiza las métricas para ofrecer una mejor experiencia de usuario

Luis Miguel Saldarriaga
14 de mayo de 2019
3 min. de lectura
h_impacto_de_la_analitica_en_experiencia_de_usuario

Si hablamos de activos digitales, obtener un buen resultado en busca de nuestros objetivos es una labor que debe preocupar a las organizaciones cada día, tanto en su fases de lanzamiento como en la de sostenimiento y crecimiento.

Si vemos nuestros activos digitales como el sitio web, las Apps o redes sociales,  no desde un punto de vista de marca sino desde una visión de usuario, nuestra competencia ya no es solo nuestro competidor directo, sino todos los activos similares, pues los usuarios nos evalúan teniendo en cuenta las comparaciones que realizan con los demás.

Es ahí donde la experiencia de usuario juega un rol importante, cuanto mejor sea, más probabilidades habrá de que se cumpla el objetivo del activo, ya sea el tráfico, transacciones, registros, interacciones, o cualquier otro, pero lo verdaderamente importante es saber ¿cómo medimos el cumplimiento de los objetivos?

La experiencia de usuario trae consigo unos conocimientos no solo de diseño, sino también de una serie de datos que tienen relación con el consumidor como los puntos de interacción y sus comportamientos en línea.

Además, es importante definir estos comportamientos en cada dispositivo para optimizar la experiencia de cada uno. Esta información adquirida es medible, aunque en algunos casos se presenten proyectos que sean un poco más sencillos que otros.

Conocer y entender a los clientes

La mejor manera de obtener una experiencia de usuario satisfactoria es conocer y entender las necesidades e intereses de nuestros usuarios; así como de la audiencia. Para esto, existen algunas métricas que son de gran utilidad no solo para los usuarios sino también para nosotros mismos. 

conocer_al_usuario

De estas métricas podemos destacar:

Tasa de conversión: es el indicador que nos sirve para conocer el rendimiento del sitio. Es decir, cuántos de los usuarios que ingresan se convierten en clientes.

Tasa de rebote: es la métrica que muestra el porcentaje de visitantes que abandonaron nuestro sitio web sin navegar, interactuar ni consumir otros contenidos. 

Tiempo medio de sesión: es la duración total de todas las sesiones en segundos o minutos, que nos ayuda a comprender el proceso de decisión e interés de los usuarios. 

Páginas vistas por sesión: hablan de un nivel de interacción porque es la cantidad de veces que se vieron las páginas de un sitio web. Una persona puede visitar en una misma sesión siete páginas. 

Páginas de entrada: ayudan a conocer de dónde viene el tráfico del sitio con el fin de saber cuáles son los medios y canales que más utilizan los usuarios para entrar a nuestro activo.

Asimismo hay una variedad de métricas y datos que nos ayudan a conocer esos flujos de navegación y comportamientos de los usuarios, útiles para diseñar estrategias o tácticas de marketing, para encontrar problemas, priorizar esfuerzos, realizar pruebas de usabilidad realistas, así como ajustes en nuestro diseño y todo lo que se necesite para mejorar.

Por esta razón, es de gran importancia contar con este conocimiento si queremos crear valor para nuestros usuarios, así como lo hacemos día a día con nuestros clientes. Por ejemplo, aunque el público de Pequeñín son madres, no todas son iguales, lo evidenciamos a través de los datos, permitiéndonos realizar una segmentación por etapas no solo en el contenido sino también en una navegación “especializada” para cada una, brindándoles soluciones oportunas. Lee: Guía para dummies sobre analítica de datos en tiempo real 

Ya será tarea de cada marca nutrirse de la data para brindar experiencias únicas y relevantes, pues la información que se recoge es muy particular para cada marca, dependen de los objetivos planteados o lo que se quiera lograr con el activo.

No debemos olvidar que estamos en una era donde los sitios web,  las App o cualquier producto para los consumidores finales se encuentran en una mejora continua y si las marcas no se realizan esfuerzos ni mediciones necesarias, no sabrán cómo estamos ni tendremos un punto de referencia para mejorar.

Si no medimos, no habrá control y estaremos en riesgo de ser aplastados por la competencia.

Nueva llamada a la acción

Te puede interesar

Otros artículos de Conocimiento de usuario

Suscríbete