El mundo de las apps: Web vs. Móviles

José Alcaraz
27 de agosto de 2018
3 min. de lectura
Como hacer una presentación exitosa

Cuando alguien va a la tienda de barrio de don Luis a comprarle el caldo de gallina de siempre, le hace “la seña” sin pronunciar palabra, simplemente, dobla  y agita los codos  como si fuera una gallina, entonces, don Luis entiende y sin preguntar le saca lo que quiere.

Llegar a ese nivel de entendimiento requiere de tiempo, es como una relación ideal, porque el proveedor sabe exactamente lo que necesita el cliente, quien no tendrá que esforzarse mucho para expresar su necesidad.

Eso mismo pasa en el mundo de las apps. Por ello, la idea de caracterizar las aplicaciones  ayuda a dar claridad de distintos tipos de soluciones que pueden suplir necesidades actuales, lo que se traduce en información pertinente tanto para los clientes como para don Luis, favoreciendo a que ambas partes puedan hablar un mismo lenguaje y entenderse más rápido.

¿Qué es app?

Cuando una persona escucha hablar sobre app, piensa en una aplicación móvil; pero realmente no es solo eso porque app abrevia application en inglés (aplicación en español), que es una palabra que vive en un contexto muchísimo más amplio.

En el mundo del software, la palabra aplicación se refiere a un programa preparado para una utilización específica (1*); entendiendo “programa” como una secuencia de instrucciones en forma de código que algún sistema es capaz de interpretar. Es un significado grande porque hoy hay muchos medios tecnológicos que tienen la capacidad de interpretar programas que realicen una función específica.

Tipos de aplicaciones

Hay muchos tipos de aplicaciones que están relacionadas directamente con los tipos de sistemas informáticos que las pueden interpretar.

  • *Apps web: se ven a través de internet por medio de un navegador, como Google Chrome o Firefox, por ejemplo. Actualmente, es ideal que sean responsive, es decir que su información se adapte al ancho de los dispositivos para que se vea bien desde donde se abra.
  • *Apps móviles: deben descargarse de las tiendas como AppStore o PlayStore para poder usarlas en celulares y tabletas, entonces, quedan instalarse con un acceso directo en el escritorio. Pueden desarrollarse en lenguajes nativos de los sistemas operativos (apps nativas) o basadas en tecnologías web (apps híbridas).
  • Apps de escritorio: se instalan y se ejecutan sobre un sistema operativo y quedan con acceso directo desde el escritorio, como Skype para escritorio por ejemplo.
  • Apps de plataforma: corren sobre plataformas virtuales puntuales, probablemente estén muy ligadas a las apps de escritorio. Por ejemplo, un juego desarrollado en Unity, que se ejecuta sobre dicha plataforma.
  • Apps de hardware: se ejecutan directamente dando instrucciones a microprocesadores que controlan otros elementos, por ejemplo apps que hacen que un carro robot siga una línea en el suelo.

En Pragma estamos más acostumbrados a diseñar y desarrollar aplicaciones web y móviles. Ambas están compuestas por funcionalidades que pueden ser de dos tipos: las que el usuario ve o con las que interactúa visualmente, y las que no ve o no son tan evidentes. El desarrollo front-end se encarga de solucionar la primera y el back-end la segunda, y aunque se abordan desde diferentes herramientas y lenguajes, hacen parte de una sola solución que va a suplir las necesidades de muchas personas.

A veces parece como si hubieran varios tipos de apps que suplen la misma necesidad, y para despistar aún más, últimamente han salido evoluciones tecnológicas que hacen que unas se vean como otras. Aún así, todas tienen unas particularidades que se reflejan en diferencias puntuales para los desarrolladores y para los usuarios; con lo que existen ventajas y desventajas en usar una o la otra, teniendo en cuenta la necesidad a abarcar.  

Para saber más de este mundo de las app, lee ¿Qué  son aplicaciones web progresivas?

Las Progressive Web Apps (PWA) por ejemplo, son apps web responsive que son instalables y quedan disponibles para el usuario en su pantalla de inicio, ofrecen experiencia de usuario inmersiva en pantalla completa para computadores y móviles y permiten notificaciones push (como las de whatsapp, cuando llega un mensaje nuevo), tal y como una app móvil o de escritorio (2*).

Con esto, las PWA brindan muchas ventajas y mejoran la experiencia de usuario, superior a lo que una web normal podría, pero de todos modos, siguen siendo apps web. Así, cuando se quiera acceder a los recursos de hardware de un dispositivo como a una cámara para hacer reconocimiento facial, no va a ser tan eficiente hacerlo como cuando se hace al desarrollar una app móvil nativa.

A la hora de analizar una necesidad puntual, es mejor enamorarse del problema y no de la solución. Con la mente abierta al abanico de posibilidades tecnológicas que hoy existen, se puede llegar a ejecutar una solución más acertada y efectiva, con lo que considero que es pertinente e importante entender el mundo que nos rodea, antes de tomar alguna decisión apresurada.

Si quiere saber más de las apps, lee Las apps, una herramienta clave de negocio

Cuando don Luis, el de la tienda, ve a una persona  hacer señas similares a las del cliente que ya conoce, puede llegar a entender más rápido lo que necesita, y trata de comprender  cada vez mejor a sus nuevos clientes, basado en patrones del lenguaje corporal, escrito o hablado.

Además, él debe conocer muy bien toda su tienda, mucho mejor que sus clientes, para poder guiarlos y ayudarles a identificar lo que verdaderamente necesitan. Por eso, en Pragma apuntamos a ser cada vez mejores, a ser “don Luis”.

Referencias

  1. RAE
  2. Google developers, Progressive Web Apps

Nuevo llamado a la acción

Suscríbete