El pensamiento Lean como filosofía de vida

Sara Munevar
9 de junio de 2020
3 min. de lectura
El pensamiento Lean como filosofía de vida

El “pensamiento lean” o “Lean Thinking” es un cambio en nuestra forma de pensar y de actuar. Recordemos las palabras de Einstein “Si quieres lograr resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

Podemos decir que esta frase es la base de la mejora continua, sin embargo, la mejora continua no es viable sin el aprendizaje, teniendo en cuenta que el aprendizaje es un ciclo en el que al inicio trabajamos con el consciente y después de entrenar mucho, logramos hacerlo con el inconsciente, creando hábitos.

En este proceso de aprendizaje y de cambio de pensamiento, es esencial dejar paradigmas a un lado, ser creativos y tomar riesgos controlados.

Lean es una filosofía de mejora continua, enfocada a la eliminación de desperdicios, entendiendo como desperdicio todo aquello que no genere valor, por lo tanto, tener un pensamiento lean, significa estar alertas a detectar todas aquellas actividades y recursos, que se podrían omitir en los procesos o en nuestro día a día, sin afectar la calidad del producto final e incluso mejorándola y generando así eficiencia reflejada en ahorro en tiempo y esfuerzos.

El pensamiento Lean va muy asociado a la simplicidad y no se debe ver simplemente como una moda en la forma de llevar los negocios sino como una filosofía de vida que es beneficiosa tanto para las personas como para las empresas ya que nos ayuda a ser más ágiles y a enfrentar mejor los retos que se nos presentan día a día.

En esta filosofía de vida es clave entender el concepto de mejora continua, como un concepto que debe estar impregnado en nosotros. Para mi, la mejor definición de mejora continua es vivir en modo “cuestionador”, preguntándose en todo momento ¿Para qué?, y no quedarse con la primera respuesta sino que para cada respuesta, volver a preguntarse ¿Para qué?, tal como en el método de análisis de causa raíz de los 5 porqués.

Cuando vivimos en este modo “cuestionador” encontramos más fácilmente aquellas oportunidades de mejora, aquello que quizás hacemos de más, para hacernos más fácil la vida.

Y es que de eso se trata el pensamiento Lean, cómo logramos hacer que nuestra vida sea más fácil, que tengamos más tiempo y que seamos más productivos.

Es posible que lo que haya dicho sea de bastante interés, sin embargo, el concepto de Lean es demasiado antiguo entonces se estarán preguntando ¿cuál es la diferencia entre Lean y el pensamiento lean?, tal cual como me lo pregunté al investigar para escribir este blog.

La diferencia radica que una empresa tiene pensamiento Lean, si y solo sí, cuando todos los colaboradores, o la mayoría de éstos, viven bajo la filosofía Lean, es decir, cuando la búsqueda de los desperdicios y su eliminación es de todos y no de unos cuantos como era en el pasado.

Ahí radica el gran reto de las empresas, volver esta responsabilidad como algo cultural e inyectar el pensamiento Lean en cada uno los empleados.

¿Cómo vivimos el pensamiento Lean en Pragma?

Existen algunas herramientas que nos ayudan a lograr la identificación de desperdicios y su eliminación, tales como las 5s, el tablero kanban, Just in time, kaisen, entre otras.

Todas son complementarias y se deben aplicar de acuerdo con la situación, sin embargo, como lo dice el empresario Larry Page “Las organizaciones ganadoras deben concentrarse en acertar más en la diana y no en disparar más flechas”.

De nada sirve la aplicación de herramientas sin el entorno adecuado, estaríamos disparando a la loca; y ese entorno lo da la cultura y los valores que se viven dentro de la empresa.

Es por esto que para Pragma la clave está en lograr que todos sus colaboradores estén comprometidos a obtener resultados grandiosos, lo cual lo hacemos por medio de la herramienta de OKRs. 

Así mismo, trabajamos para que todos nos sintamos responsables y parte de la solución, garantizando el trabajo con un propósito compartido, partiendo de la confianza y la flexibilidad, bajo un marco en el que la asimetría de conocimiento es la base.

Bajo estas premisas, estamos logrando ser una empresa ágil, adaptativa, que es capaz de enfrentar cualquier situación, lo que se traduce a tener un pensamiento Lean con el único objetivo de deleitar a nuestros clientes mediante la entrega temprana y continua de valor.

trabajo distribuido

Te puede interesar

Otros artículos de Pilotos de su destino

Suscríbete

No Comments Yet

Let us know what you think