La era del consumidor, el reto de las marcas

Deicy Johana Pareja M.
1 de octubre de 2018
2 min. de lectura
consumidores.jpg

En el pasado, las empresas tenían el poder frente al cliente porque este era pasivo y menos exigente. Hoy, gracias a la tecnología y a las redes sociales, son más empoderados, críticos e influyentes en las decisiones de compra de otros, no solo de amigos y familiares sino también de desconocidos.

Los consumidores hoy tienen el poder de evaluar, criticar o recomendar a las marcas en tiempo real, son quienes ignoran, comparten o viralizan un contenido en internet; también quieren ser protagonistas, vivir experiencias, e incluso, participar en la creación de productos, no se limitan a consumir.

Por ello, en la era del consumidor y de la transformación digital, las marcas tienen grandes retos: reinventar la forma de comunicarse con los usuarios, implementar soluciones que los satisfagan  y ponerlos en el centro de todas las labores que la compañía desarrolle.

Las empresas, más que convencer a los consumidores, deben escucharlos, conocerlos, darles el poder y tener en cuenta sus opiniones para mejorar. Cuando los clientes se sienten importantes para la marca, aumenta la confianza y se construyen relaciones a largo plazo.

Las redes sociales son útiles para escuchar y conocer a los consumidores, las marcas deben estar atentas a los comentarios, diálogos, interacciones y hashtags, ya que por medio de estos pueden participar de las tendencias y saber qué buscan las personas para ofrecerles mejor contenido y brindarles experiencias únicas.

Hoy por hoy, los consumidores quieren recibir información que se ajuste a sus necesidades específicas, no que los saturen de publicidad o de promociones sobre cosas que no están buscando.

La tecnología, la clave

Los usuarios quieren atención personalizada y ágil a cualquier hora del día, lo que muchas empresas ven como una amenaza, pero en realidad es una oportunidad para aumentar las ventas, cuando se aprovechan tecnologías como los ‘bots’  para responder dudas en tiempo real en horario no laboral. 

La transformación digital trae cambios en las organizaciones, cuando comprenden que el centro es el cliente y que el valor estratégico es  el análisis de la información, así como la automatización de procesos y la inteligencia artificial, herramientas que ayudan a tener mejor experiencia de usuario.

En la era de la transformación digital, Big Data permite analizar la información para agregar valor al negocio y tomar mejores decisiones. También se aprovecha para relacionarse con los clientes, diferenciar a cada cliente, conocer  preferencias y necesidades, incluso, adelantarse a estas.

En definitiva, las empresas deben comprender que los consumidores cada vez son más inteligentes y digitales, por ello, el reto es unificar los esfuerzos en torno a ellos. Ninguna compañía podrá avanzar sin poner en el centro al consumidor.


Estrategias de Marketing

Suscríbete