Las claves para entender a sus clientes según la edad

Yohana Elorza
29 de febrero de 2016
2 min. de lectura

Los “millennials”, la “generación X”, y “los Z”, son algunos de los términos que hemos encontrado en el mundo del mercadeo y la publicidad para referirnos a los consumidores según la edad, su comportamiento y su conexión con lo digital.

bien estas generaciones han servido para tener algunos referentes sobre el comportamiento humano a través de las décadas en que nacieron los consumidores, hay comportamientos atados al momento evolutivo que viven y que es importante conocer puesto que son más profundos, arraigados, y porque demarcan la receptividad del consumidor a ciertas categorías y formas de consumir. 

¿A quién le hablamos? 

Para muchas empresas el interés está marcado en comprender el grupo de los "millennials" (22-34 años), pues actualmente son la principal fuerza laboral activa y tienden a materializar su progreso a través de la compra de muchos artículos y servicios, lo que los hace los consumidores más llamativos para todo tipo de categorías, marcas y mercados. 

Hay otras empresas que fijan su interés en la "generación Z" (menores de 22 años) o quienes hoy son adolescentes, pues son grandes influenciadores de compra y pasarán a ser la fuerza laboral en pocos años, así que es importante tenerlos enamorados y fidelizados a las marcas antes de que sean compradores masivos.

 

También es importante atender y comprender a los “Baby Bommers” (55 años) pues son recién jubilados, con dinero y tiempo para hacer lo que deseen. 

 

Teniendo en cuenta que todos los grupos de consumidores son importantes y diferentes, concluimos que se debe definir estratégicamente cuál es el público de interés y a quién estamos en capacidad de atender.

La demografía y la edad sí importan

Si bien es importante tener una segmentación y comprender los estilos de vida del consumidor, no podemos olvidar que la demografía y geografía tienen un alto impacto en el comportamiento del consumidor y en nuestros negocios. Por ejemplo, encontramos que el clima es una variable que afecta la compra de categorías como el vestuario y la alimentación y por tanto como emprendedor es clave tener en cuenta en dónde se ubica nuestro local (ciudad y zona). 

También hemos identificado que los jóvenes tienden a elegir categorías de alto desembolso basados especialmente en el diseño y el precio, aunque el producto no cumpla con muchos beneficios funcionales que son valiosos al momento del uso. Por otro lado, encontramos que personas más adultas tratarán de ser más racionales y exigentes, buscando que el producto cumpla con los criterios funcionales que por su experiencia saben que no deben prescindir. De esta manera, los argumentos de venta que les debemos dar a ambas personas son distintos. 

Así, en Pragma hemos revisado la psicología evolutiva y hemos construido una fuente de conocimiento que conjuga las principales características de los consumidores según su edad y que nos ayudará como marcas, agencias y emprendedores para ampliar nuestro conocimiento del consumidor.

Espera en nuestra próxima entrada de blog más tips sobre entender a nuestros consumidores.

Suscríbete