¿Por qué falla la implementación de SOA en las empresas?

Alexánder Chaparro
16 de mayo de 2018
2 min. de lectura

El concepto de arquitectura orientada a servicios (SOA) se viene desarrollando desde hace aproximadamente dos décadas. Dentro de sus características fundamentales se destaca su enfoque centrado en el negocio y en la neutralidad de proveedores.

La arquitectura orientada a servicios SOA ofrece un modelo basado en conocimiento empresarial, estándares de industria, principios de diseño y prácticas ágiles que les permiten a las empresas incrementar la entrega oportuna de valor al negocio.

Desde la perspectiva de negocio, la arquitectura orientada a servicios busca mejorar la calidad, la eficiencia y la agilidad de la empresa a través del trabajo colaborativo entre el área de tecnología y todas las demás áreas de la organización. Por eso, las iniciativas de arquitectura orientada a servicios (SOA) son iniciativas de negocio y no de tecnología.

Desde la perspectiva de estandarización, uno de los grandes esfuerzos de la arquitectura SOA es la definición de la arquitectura y el gobierno del modelo de integración empresarial por medio de estándares de industria. Con esto se busca acercar a las empresas a la realización del concepto de interoperabilidad intrínseca, que maximice el reuso de sus servicios. De esta forma se incrementa el retorno de inversión, gracias al ahorro en tiempo de desarrollo y a la agilidad en la entrega de iniciativas de negocio basadas en servicios.

Objetivos estratégicos de la arquitectura SOA

  • Incrementar la alineación entre el negocio y tecnología.
  • Incrementar el retorno de inversión (ROI).
  • Incrementar la agilidad organizacional.
  • Incrementar la interoperabilidad intrínseca.
  • Incrementar la federación.
  • Incrementar la diversificación de las opciones de proveedor.
  • Reducir la carga operativa de TI.

¿Por qué se falla al incorporar arquitectura SOA en las empresas? 

Debido a la oferta de valor que este estilo de arquitectura ofrece, muchas empresas comenzaron a realizar esfuerzos por apropiar conceptos de la arquitectura SOA y por adquirir herramientas que les facilitaran su implementación. Sin embargo, en algunos casos las organizaciones y sus áreas de tecnología no tuvieron en cuenta los conceptos fundamentales: la arquitectura, las estructuras de gobierno y los elementos tecnológicos necesarios para llevar a sus empresas a cumplir con los objetivos estratégicos de SOA.

En consecuencia, los proyectos de integración tienden a fallar en las empresas cuando se cree que basta con adquirir una solución tecnológica de integración para resolver las problemáticas de reuso, interoperabilidad y estandarización (normalmente un Enterprise Service Bus). Esto llevó a muchas compañías a tener problemas en la administración, en el mantenimiento y en la evolución de sus servicios.

Un elemento para resolver está problemática es establecer el nivel de madurez con el que una empresa administra y desarrolla sus servicios; sin embargo, esta información no le generará valor a la empresa si no se determinan los objetivos y los planes estratégicos que esta buscará con la adopción de un modelo de arquitectura SOA.

Además, se debe tener en cuenta que cada empresa tiene necesidades y problemáticas diferentes. Por ende, se debe definir con claridad hasta dónde desea llegar la organización en términos de la administración y el desarrollo de sus servicios. Con base en esto, se debe estructurar e implementar un plan de adopción hacia un modelo estandarizado de arquitectura y gobierno SOA que le permita a la empresa alcanzar el nivel que se ha propuesto, el cual debe estar alineado con sus objetivos de negocio.

Nuevo llamado a la acción

Suscríbete