Blog Pragma

Blog

¿Sabías que también eres diseñador?

Natalia Medina
10 de agosto de 2016
2 min. de lectura
Como hacer una presentación exitosa

Siempre he pensado en la belleza del diseño en la vida cotidiana, en la importancia que éste tiene en cada uno de los pasos que doy; y en la relación que existe entre cada acción que ejecuto y en la forma en que la llevo a cabo.

Sin embargo, no todo el mundo tiene una conciencia sobre la importancia que el diseño tiene en relación a la sociedad;no todos se han detenido a pensar que también son diseñadores. 

Dando un vistazo a las diferencias culturales, el hogar sigue siendo, el lugar cúspide donde cualquiera puede organizar un entorno según sus gustos y su estilo de vida personal. Identidades. 

La construcción de identidad va mucho más allá de la expresión de quiénes somos; también puede ser un intento deliberado de crear una determinada imagen y un significado con el fin de transformar, y hasta reemplazar, lo que los demás perciben y entienden.

Las identidades han tomado mucha más fuerza y aún más rápidamente con la Internet. Ahora, con una mirada minuciosa, todos venimos siendo impuestos en una función de diseñador. 

Imagen: es la proyección de cómo el emisor quisiera ser visto por el receptor. 

Identidad: es la manera cómo llega esa imagen al receptor. 

Es la realidad de lo que el emisor comunica. 

En cierta medida, desde que llegó a nuestras vidas la tan maravillosa internet, nos dio varios “hogares” para diseñar a nuestro gusto, y no, no solo a los que de una u otra forma estudiamos algo afín al medio, sino a todo usuario por primario que sea. 

Vamos a 1999, cuando Microsoft le dio vida a Windows Live Messenger. Quién pensaría que desde ahí nos vienen haciendo diseñar. ¿Recuerdan cómo se pasaban el tiempo pensando en qué foto de perfil poner, y ese estado que enviaría la indirecta o mensaje a alguna persona en específico, o cuando tuvimos la posibilidad de mostrar la canción que estábamos escuchando? Eso, los emoticones, ponerle color a la ventana de chat, la tipografía… ¿Ven? ya estaban diseñando. 

Desde entonces hasta hoy, el diseño no se ha desligado de toda la evolución de internet y de lo que tiene para nosotros. Hi5, que fue lanzado en el 2003, al finalizar el año 2007 tenía más de 70 millones de usuarios registrados, la mayoría de ellos en América Latina; además, era uno de los 40 sitios web más visitados del mundo. Las posibilidades para que cada uno plasmara su alma de diseñador eran incontables. Backgrounds personalizados, tipografías, colores, reproductor de música. Si no lo sabían, las personas que interactuaron con estas plataformas diseñaron y tuvieron su propio sitio web desde entonces. 

Subámonos en el DeLorean y veámonos hoy, agosto de 2016. Tenemos innumerables plataformas que nos ponen a prueba ese diseñador interior. 

Facebook y su cover, ¿quién, por indiferente que sea al tema del diseño, no está transmitiendo identidad a través de ese juego perfil-portada? 

Instagram y su “soy fotógrafo”, todo un abanico de paletas de colores, de gustos definidos y de estilos que gritan que toda persona refleja diseño (bueno o malo, pero diseño). 
 

Snapchat y su intervención de foto y video con una interfaz similar a un clásico como lo es paint y sus tan divertidas caras superpuestas. Y salgámonos de internet, miremos nuestro cuarto, puesto de trabajo, la pinta que tenemos hoy, son la obra reflejada de nuestro gusto e ingenio. Tal vez algunos piensen que la efectividad del diseño gráfico reside en que el observador no conozca sus objetivos; en mi caso, opino que un mayor conocimiento acerca del diseño gráfico mejoraría la sociedad en la que vivimos. 

 ¿Y si cada vez somos más conscientes de lo que diseñamos a diario?

 

Te puede interesar

Otros artículos de Marketing

Suscríbete