Si no sabes sobre esto, jamás serás la pieza clave de tu equipo

Clara Yzú De Assis
20 de abril de 2022
3 min. de lectura
Stressful upset desperate handsome curly man in brown sweetshirt working using laptop and having headache

¿Programas mejor que todos en tu equipo pero sigues sin pasar al siguiente nivel? Probablemente tengas todas las habilidades técnicas, pero sigues sin diferenciarte del resto. 

La brecha de conocimientos entre los distintos desarrolladores de un equipo afecta directamente en la productividad general de la empresa. 

Para convertirte en desarrollador senior y en pieza clave de tu equipo debes aprender a compartir todo ese conocimiento que tienes. Para brillar de manera individual debes brillar de manera colectiva primero. ¿Pero de qué maneras puedes compartir conocimiento?

1. Me funcionó a mi, puede funcionarle a otros

¿Viste un tutorial increíble que te ayudó a entender muchas cosas? Compártelo. Tan simple como eso. 

Hoy en día existen miles de fuentes interesantes y accesibles para compartir. Si realmente eres o te estás convirtiendo en un desarrollador senior, probablemente estás buscando información para mantenerte en constante crecimiento. Esa información puede ser relevante para tu equipo también.

Tú mejor que nadie sabe qué información le va a servir al equipo y si te conviertes en esa persona que la comparte, inmediatamente eres una pieza clave para la productividad colectiva. 

2. Que tu código sea amigable

Seguro ya te ha pasado. Recibes un código escrito por otro y pierdes muchísimo tiempo en intentar descifrarlo. Si piensas como desarrollador senior, tu código es lo más comprensible para todo el mundo. 

Los comentarios en el código no son la única solución. Los comentarios de código se han utilizado durante mucho tiempo para explicar cómo funciona el código, pero tienen varios inconvenientes. Se vuelven obsoletos con relativa rapidez a medida que el código evoluciona y no permiten generar conversación y preguntas.

Si compartes conocimientos sobre tu IDE favorito o sobre las herramientas en general que sueles utilizar para programar, permitirá que tu equipo se mantenga contextualizado cuando reciba tu código. Si la brecha de conocimiento en las diferentes herramientas o soluciones se acortan, el código se convierte más comprensible automáticamente. 

3. Forma parte de una comunidad

Al compartir conocimiento que puede salir de tu equipo y servirle a otros desarrolladores, comienzas a contribuir a la comunidad. 

Dar una charla, hablar en un podcast, escribir un artículo, son tan solo algunas de las maneras de compartir conocimiento que te incluyen en una comunidad increíble que estará muy agradecida. Claramente esto no solo beneficia al resto, sino que el que más frutos verá serás tú mismo. 

Es probable que te cruces con el mismo problema una y otra vez. ¿Por qué no crear un artículo o un vídeo para explicar la solución? Cada vez que te vuelva a suceder, puedes revisar el material que has creado y solucionarlo rápidamente. Además, es probable que otras personas tengan el mismo problema y se lo soluciones a ellos también. 

4. Revisa y que revisen tu código

A veces hay algo que no te queda claro en tu código y nada mejor que pedir una opinión. Las revisiones de código ayudan a los desarrolladores a aprender una base de código y a mejorar sus habilidades. 

Si eres al que le piden esa revisión, aún mejor. Eso significa que tu opinión importa y que te estás convirtiendo en pieza clave del equipo. 

Hay que saber hacer una buena revisión. Debes tomar en cuenta que el tono de cómo lo estás comunicando no sea tan duro. Esto podría afectar directamente en la moral de tu equipo. Empatía sobre todas las cosas y principalmente si te diriges a un nuevo miembro. 

Conclusiones

Compartir conocimiento te beneficia en varios aspectos.

Uno de los beneficios más importantes es que consolidas tus conocimientos sobre la materia que estás enseñando. El ciclo de aprendizaje no termina de cerrar hasta que sabes cómo enseñar eso que has aprendido. 

Por muy alejado que parezca, compartir conocimiento te abre nuevas oportunidades. Si creas contenido, por ejemplo, se convierte en una ventana de tus habilidades. En vez de buscar trabajo, el trabajo llega a ti. 

Te conviertes en la pieza clave del equipo cuando ayudas a otros. Esto no es solo reconfortante de una manera altruista, sino que mejora la productividad del equipo beneficiando así a la empresa como un todo. 

La escalera hacia el éxito está formada por los conocimientos que vas adquiriendo en el camino. La llave para abrir la puerta al final de esa escalera es compartir ese conocimiento. Y tú, ¿ya abriste la puerta?

trabajo distribuido

Suscríbete

No Comments Yet

Let us know what you think