Spotify, un referente mundial de metodologías ágiles

Deicy Johana Pareja M.
1 de noviembre de 2018
2 min. de lectura
spotify.jpg

El éxito de Spotify, la plataforma de música en streaming más popular del mundo, con más de 175 millones de usuarios, se debe a sus metodologías ágiles y a la suscripción fija mensual ilimitada, que le dio a los consumidores valor y reconvirtió la industria discográfica.

La startup sueca, creada en 2006, fue una de las primeras en trabajar con agilismo para facilitar el trabajo cuando creciera el número de desarrolladores y los procesos se hicieran más complejos. La plataforma empezó con Scrum, una metodología para trabajar de forma colaborativa en equipos pequeños y altamente productivos.

Scrum es un framework ágil que contiene una serie de pasos que ayudan a realizar un proceso de forma ágil y con resultados de calidad.

Con Scrum, Spotify comenzó a adoptar nuevas técnicas de agilismo para dar autonomía a los equipos de desarrollo de software, aprender de los errores y potenciar un trabajo colaborativo. La estrategia, es trabajar con equipos pequeños, entre seis y ocho personas, para que cada uno sea autónomo y no haya dependencias o bloqueos entre sí.

Para saber más de esta metodología ágil, lee ¿Realmente son valiosas las reuniones diarias de scrum?

Juan Manuel Serruya, director de Ingeniería de Spotify, ha dicho en distintas conferencias que cuando iniciaron, tenían la estructura de la mayoría de las startup del mundo: un mismo equipo para iOS, Android, Web y Backend, pero cuando empezaron a escalar y a aumentar la cifra de desarrolladores tuvieron problemas de comunicación y de velocidad.

Introducir una nueva feature (característica) implicaba meter a mucha gente en un cuarto y hacer discusiones larguísimas, era muy difícil que alguien tomara una decisión, otro problema era cuando había 50 desarrolladores contribuyendo, por ejemplo, a la aplicación de Android, nadie se sentía dueño de la aplicación, no había un compromiso”, explicó el director.

agilismo de spotify

El ingeniero agregó que empezaron a experimentar, a mover el modelo tradicional y a tener equipos por plataforma para atacar los problemas de velocidad, los cuellos de botella y la sincronización.  

“Si se crea una feature, hay que lanzarla en Android, iOS y backend y este tipo de sincronización, requería de muchas reuniones con más de 30 personas en un cuarto. Cuando tienes un equipo grande, es difícil que alguien tome la iniciativa”, recalcó.

Trabajar con metodologías ágiles para Spotify representa contratar más productores, ingenieros y diseñadores para producir más rápido. “El agilismo es la única manera de ganar, es la única ventaja de una compañía que compite con empresas que tienen recursos infinitos”, resaltó.

La estructura organizacional de Spotify no está basada en pirámides jerárquicas, ni burocracia, al contrario, le da libertad a los desarrolladores para que experimenten sin depender de nadie, la responsabilidad es colectiva, lo que representa que en equipo deben lograr el éxito.

La estructura organizacional de la plataforma de música está conformada por Squads, Tribes (tribus), Chapters y Guilds (gremios) para administrar sus grupos de personas.

“Los equipos tienen una misión en común, una comunicación efectiva y funcionan cuando se les da responsabilidad y libertad de moverse. Hay que confiar en la gente, es muy difícil, pero cuando hay proyectos grandes, ahí está el éxito”, recalcó.

Las metodologías ágiles funcionan cuando los cambios son constantes, con procesos que permiten la creación de productos de calidad con bajos costos y en menor tiempo.

Los principios de la startup son las mismos del Manifiesto Ágil: valorar más a las personas que a los procesos o las herramientas y apreciar más el software que funciona, que la documentación exhaustiva. Igualmente, darle más importancia a la respuesta al cambio que al seguimiento de un plan.


Nuevo llamado a la acción

Suscríbete