Sigue estos 10 consejos para construir equipos de TI exitosos

Mateo Guerrero Guerrero
28 de abril de 2022
4 min. de lectura
Cómo crear y gestionar equipos de TI 1

Te contamos todo lo que necesitas saber para formar un grupo de desarrolladores, mantener su motivación y lograr que funcionen como equipo.

¿Qué tipo de talento debo buscar para tener un equipo de TI ganador? ¿O cuál es el momento y la forma adecuada para ampliar un equipo que ya existe?

Estas son preguntas claves para cualquier organización en crecimiento y con ganas de aprovechar las herramientas que ofrece el mundo digital para transformar la vida de la gente.

Formar un buen equipo de TI no es un reto fácil: encontrar el balance entre habilidades blandas y habilidades duras, implementar métodos para que las personas que entran al equipo se comuniquen y trabajen sin fricción o lograr que cada miembro del equipo se sienta motivado son apenas algunos de los factores que entran en juego a la hora de formar un equipo.

La tarea puede parecer inabarcable, pero, como en todo, las cosas se resuelven un paso a la vez.

Aquí te contaremos 10 consejos para armar el rompecabezas de tu equipo de TI:

  1. Conócete a ti mismo
    Para construir y ser líderes de un buen equipo debemos ser capaces de reconocer nuestras propias debilidades y fortalezas, a la vez que identificamos las de otros.

    Si logramos ese balance entre observación y autoconocimiento, podemos hacer magia conformando equipos porque logramos que cada miembro se complemente teniendo en cuenta factores como personalidad, valores, actitudes y comportamientos.

    Si quieres conocer más sobre cuándo una persona está lista para pasar de un cargo junior a uno senior te recomendamos este artículo.

  2.  Cultiva la diversidad
    Para que un equipo tenga éxito debe haber una combinación de habilidades técnicas e interpersonales que se ajusten constantemente a lo que pide el contexto. Esto es muy difícil de lograr en un grupo donde cada miembro es exactamente igual al otro.

    Si escoges un grupo con los mismos intereses, la misma personalidad, formación y metas, no habrá espacio para la creatividad, no aparecerán retos ni situaciones que los saquen de su zona de confort. Por el contrario, en un entorno diverso, cada persona puede aportar perspectivas valiosas que amplían los puntos ciegos que tenemos como individuos.

  3.  Ten clara tu visión
    El imán perfecto para atraer al talento que necesitas es saber hacia dónde vas y sentirte apasionado por la forma en que estás haciendo ese viaje.

    Comunicar efectivamente tu visión es fundamental para crear equipos y mantener a sus miembros motivados. Asegúrate de que cada persona entienda por qué es importante lo que hace en el panorama general de la organización, así es posible que vean sus salarios como una entre las muchas satisfacciones que obtienen al trabajar contigo.

  4. Piensa en el largo plazo
    No busques personas para apagar los incendios de hoy. Siempre que formes un equipo, piensa en las personas que puedan estar a la altura de los retos que están por venir.

    Ahora, nadie tiene el secreto para conocer exactamente qué nos depara el futuro pero, si construyes a partir de la versión mínima viable de tu equipo, puedes escalar su tamaño de forma segura y con los ojos puestos en el largo plazo.

  5. Retén al talento
    Está claro qué pueden hacer por ti, ¿pero te has preguntado qué puede hacer la empresa por ellos? Es importante que el trabajo tenga repercusiones en las metas personales y que los haga sentir realizados.

    Los desarrolladores no son máquinas. Si creas un ambiente participativo, en el que se tengan en cuenta sus opiniones, el resultado será un ambiente vibrante y creativo que puede darte una ventaja frente a otras opciones laborales.


  6. Elige personas con ganas de aprender
    Crear equipos de TI con un alto desempeño es muy parecido a formar un equipo de fútbol: los jugadores deben entrenar para ser cada vez más ágiles. Con el tiempo, se volverán mejores leyendo cambios en el juego y analizando a sus competidores.

    Por otro lado, sin importar lo competente que pueda ser una persona según su hoja de vida, el entrenamiento nunca se acaba.

  7. Invierte en experiencia, multiplica el conocimiento
    Tener líderes con una sólida experiencia técnica le sirve a los miembros jóvenes del equipo para adquirir y refinar habilidades.

    A largo plazo, crear un ambiente que facilite la multiplicación del conocimiento y en el que haya oportunidades de ascenso, le permite a las organizaciones aumentar su tamaño rápidamente y crea un entorno ágil en el que prima la autonomía.

    Si quieres conocer más sobre las habilidades clave que debe tener cualquier miembro de un equipo IT de alto rendimiento te recomendamos este link.

  8. Ve más allá de la fortaleza técnica
    Como dijimos anteriormente, crear entornos de aprendizaje hace que, con el tiempo, puedas disponer de líderes que conocen a profundidad el tema en el que son expertos. El siguiente paso es darles herramientas para convertirse en referentes de la industria en la que trabajan.

    Si tu equipo adquiere habilidades de comunicación, mientras desarrollan una comprensión profunda del negocio, las grandes ideas que produzcan empezarán a tener una repercusión enorme. Tener un equipo que sepa escribir, crear contenidos y hablar en público aumenta la relevancia y el peso de tu organización.

  9. Ofrece autonomía
    La conectividad que trajo la pandemia y el trabajo remoto incrementó la velocidad de muchos procesos. La frase “hay que esperar a la próxima reunión” está en vías de extinción porque los miembros de los equipos de TI están en contacto continuamente y pueden resolver sus dudas o impedimentos cada vez más ágilmente.

    Para seguir aprovechando esta tendencia, es importante facilitar entornos de trabajo flexibles en los que las personas en cargos de liderazgo acuerdan metas y fechas de entrega mientras los equipos tienen autonomía para decidir cómo van cumplirlas.

  10. Nunca descuides la comunicación
    Cuando un equipo es pequeño, la comunicación entre cada uno de sus miembros es sencilla y es fácil asegurarse de que todos entiendan las metas y los procesos para alcanzarlas.

    En el momento en que los equipos de trabajo empiezan a crecer, hay que garantizar que la comunicación siga funcionando. En estas situaciones hay que tener clara una estrategia de comunicación interna que incluya perspectivas multidisciplinares capaces de ofrecer soluciones creativas.

Por último, es importante insistir en que crear un equipo de TI que funcione armónicamente y sea capaz de lograr sus objetivos  es una tarea compleja que se debe abordar un paso a la vez.  Sin embargo, si logramos que cada miembro del equipo se sienta motivado por mejorar la vida de los usuarios finales, estaremos más cerca de cumplir con nuestras mentas. 

Guía para formar equipos de alto desempeño

Suscríbete

No Comments Yet

Let us know what you think