Scrum en la producción de animación digital y posproducción de video

Ana Fernández
18 de agosto de 2016
4 min. de lectura

La producción de animación es una mezcla de tecnología, arte y narrativa, elaborada mediante un proceso coordinado en el que diferentes equipos de artistas trabajan en conjunto mientras utilizan, de manera óptima, los recursos disponibles para alcanzar la meta propuesta en el tiempo que tengan disponible.

El proceso está dividido en etapas definidas: preproducción, producción y posproducción, las cuales se trabajan tradicionalmente en cascada. Este funciona bien si los requerimientos del proyecto son conocidos de antemano. 

Para ajustarse a las necesidades de un mercado en constante evolución y obtener mejores resultados, es deseable tener la posibilidad de realizar cambios durante el ciclo de vida de una producción con el fin de adaptarse a las nuevas ideas y demandas que surjan durante el proceso.

Por esta razón, la adopción de Scrum para estructurar el flujo de trabajo puede ser una buena opción en el ámbito de la producción de animación digital y la posproducción de video digital.

Uno de los principios más interesantes de Scrum es que al final de cada sprint se tienen entregables terminados. Estos representan un valor para el negocio y, al mismo tiempo, resultan útiles para el equipo responsable de un proyecto animado, puesto que permiten tomar decisiones acerca de posibles cambios en la dirección del proyecto y repriorizar las tareas según las necesidades eventuales.

Un producto animado es una colección de resultados de muchos procesos independientes, cada uno de los cuales toma periodos cortos de tiempo para ser completado. Esto permite que puedan desarrollarse bajo el marco Scrum.

Debido al tamaño del proyecto y a la cantidad de componentes requeridos, repartir el proyecto en sprints y dividirlo en tareas pequeñas no debería ser un problema. Como se trata de un proceso largo y costoso, la integración de Scrum en la arquitectura del pipeline de producción de un proyecto de animación, permitirá dirigir todos los esfuerzos del equipo a lograr el mejor resultado posible, mediante la constante revisión y mejora del material producido. 

Las cuatro etapas del modelo de producción 

La creación de animación tiene establecido un modelo de producción, que consta de cuatro etapas: desarrollo de la idea, preproducción, producción y posproducción. 

Dentro de cada fase pueden identificarse tareas que forman parte del proceso y puede establecerse una estructura cíclica, en la que cada etapa contiene un procedimiento determinado.

Al comienzo de cada etapa, se realizan varias tareas en paralelo, de las cuales es posible obtener información del estado en que se encuentran durante las Daily meetings.

De esta manera el equipo puede generar reportes constantes sobre el estado del proyecto. Al final del sprint, se programa una reunión con los stakeholders para evaluar los entregables y hacer un listado de correcciones o nuevas solicitudes. El product owner es quien sirve de puente entre el equipo y los stakeholders. 

Cada proceso puede dividirse en pequeñas tareas, parecidas a las “Historias de usuario” empleadas en el desarrollo de software. Cada nueva parte se programa al inicio de cada sprint, durante la reunión de sprint planning, en lugar de realizar toda la planeación al principio del proyecto.

Al finalizar el sprint, cada pequeña parte completada la evalúan los stakeholders; los ajustes correspondientes, en caso de ser necesarios, se incluirán en el backlog.

El resultado es un ciclo repetitivo de diseñar partes nuevas, desarrollarlas y llevarlas a producción para luego ser evaluadas e incorporar las mejoras correspondientes después de la revisión. 

Si se tiene un número de assets (componentes terminados), el proyecto puede continuar avanzando de manera indefinida a través de iteraciones para darles forma a diferentes productos basados en el material previamente construido, realizando incrementos constantes en el desarrollo. 

Es recomendable calcular los requerimientos del render, definir el método y la plataforma para la transferencia de archivos y establecer el flujo de trabajo antes de comenzar. Así, el pipeline de producción funcionará sin interrupciones una vez iniciado. 

Se aconseja habilitar una solución en la nube como centro del equipo para permitir que todo el material se encuentre online y esté disponible continuamente en tiempo real, de modo que los clientes puedan revisar, administrar y ver el avance del proyecto desde cualquier lugar del mundo. Un pipeline que tenga como centro la nube puede ser desarrollado para maximizar la velocidad del equipo y entregar resultados con la mejor calidad posible. 

El estudio The Brigade ha incorporado metodologías ágiles en sus procesos; este estudio ensambla equipos de trabajo a la medida para cada proyecto y recluta freelancers alrededor de todo el mundo.

El caso más exitoso hasta la fecha ha sido la ejecución del proyecto “Inmersive Harmonium Video”, en el cual solamente tenían tres semanas para realizar veinticinco minutos de CGI. Este equipo logró producir un total de 201.540 frames de animación, con un tiempo total de render de 840 horas. Ellos han desarrollado un flujo de trabajo único en conjunto con servicios como Amazon EC2 y Render Core. 

Existe una nueva herramienta colaborativa para Adobe Premiere, llamada Frame.io, que facilita el acceso y la participación de todas las personas involucradas en un proyecto, sin importar en qué lugar del mundo se encuentren, almacenando el material en la nube y permitiendo la visualización de las líneas de tiempo sin necesidad de renderizar el material antes de subirlo a la red. Cualquier persona con acceso puede hacer comentarios sobre la línea de tiempo.

Estos se convertirán automáticamente en marcadores que se actualizarán en el archivo del editor. 

La introducción de Scrum en la arquitectura del pipeline no es un fin en sí misma, sino que se trata de cambiar los hábitos de los miembros del equipo de trabajo e instarlos a ser más responsables, elevar la calidad de la producción e incrementar la velocidad.

Al comprometerse con lograr las metas del sprint, se ven motivados a volverse mejores y más veloces; de esta forma, Scrum se convierte en un agente de cambio para el equipo. Scrum proporciona el marco de trabajo adecuado que pone en evidencia los inconvenientes, pero intencionalmente no ofrece una solución para todos los problemas.

Adoptar Scrum les permite a los equipos tener la oportunidad de resolver los problemas detectados de manera conjunta y diseñar un proceso a la medida que funcione para ellos.

Scrum puede no ser adecuado para todos los proyectos y los equipos, pero adoptarlo en la estructuración del pipeline de producción de animación contribuirá a optimizar los recursos, evitará el desperdicio de trabajo y facilitará un proceso de rápida reacción que puede adaptarse a las retroalimentaciones del cliente.

Suscríbete