¿Qué es y para qué sirve la computación en la nube?

Xiomara Peña
3 de septiembre de 2019
4 min. de lectura
¿Qué es y para qué sirve la computación en la nube?

La computación en la nube, una de las tendencias tecnológicas más fuertes de este siglo, salió a la luz hace más de 10 años y parece que llegó para quedarse. Sin embargo, aún es común encontrar muchas dudas con respecto a qué es, para qué sirve, qué modelos de servicio  existen y qué beneficios representa. 

En particular, hay industrias que aún le temen a la implementación de estos servicios por no conocerlos. Pero puedes estar tranquilo. Cuando termines de leer esta entrada de blog, tendrás un panorama más amplio para decidir si debes o no implementar servicios en la nube en tu negocio. Lee: Claves de la transformación digital para las empresas 

¿Qué es la computación en la nube?

Cuando consultamos las definiciones que entregan los diferentes proveedores de servicios en la nube, estas coinciden en tres puntos principales para calificar este servicio:

  • Consumo de recursos de infraestructura tecnológica como servicios a través de internet.
  • Implementación de un modelo de cobro basado en el consumo, en lugar de invertir en  infraestructura física.
  • Herramienta que provee flexibilidad e innovación acelerada a los negocios.

Así, si buscamos resumir aún más la definición de la computación nube, podríamos afirmar que son un conjunto de servicios de tecnología que se ofrecen a través de Internet, que se cobran únicamente por lo que se consume y que están diseñados para dar agilidad a los negocios.

También te puede interesar leer: Claves de la computación en la nube para la transformación digital

¿Cuáles servicios encuentro en la nube?

Existen tres tipos de servicio en la nube:

Cómputo: los servicios de cómputo en la nube están diseñados para soportar la capa de procesamiento de las aplicaciones. De esta manera, el usuario puede escoger la cantidad de núcleos de procesamiento y memoria que requiere, mientras que el proveedor de nube se encarga de tenerlos disponibles para cuando el usuario lo requiera.

Almacenamiento: la nube ofrece una capacidad de almacenamiento virtualmente ilimitada para los usuarios, además, tiene la posibilidad de replicar la información en múltiples ubicaciones geográficas, lo que añade una capa de tolerancia a fallos que busca garantizar la disponibilidad de la información en todo momento.

Networking: cada uno de los proveedores de nube ofrece un conjunto de servicios que busca virtualizar la capa de red de las soluciones de infraestructura física. Así, se definen nuevas herramientas para controlar la comunicación entre los diferentes servicios de la nube, al igual que para la gestión de la seguridad de los recursos.

computacion-en-la-nube

¿Cuáles son los modelos de servicio de la computación en la nube?

Ahora, la manera en la que cada proveedor ofrece estos servicios permite añadir una clasificación adicional en múltiples modelos de servicios de nube, los cuales se diferencian principalmente por la separación de las responsabilidades entre el proveedor y el usuario:

Infrastructure as a Service (IaaS) 

Se compone de aquellos servicios en los cuales el usuario es responsable de la administración de un sistema operativo y de todas las plataformas que despliegue sobre él, mientras que el proveedor de nube será responsable de soportar la infraestructura sobre la que se despliega este sistema operativo.

Platform as a Service (PaaS) 

Se compone de aquellos servicios en los cuales el proveedor de nube ofrece a sus usuarios una plataforma lista para el consumo, siendo el proveedor quien se encarga de administrar tanto la infraestructura como el sistema operativo sobre el que se despliega esta plataforma. El usuario será responsable de administrar y consumir la plataforma.

Software as a Service (SaaS)

Se compone de servicios de software listos para el consumo que los proveedores de nube exponen a sus usuarios. En estos casos el usuario únicamente será responsable del consumo, mientras que el proveedor se encarga de la administración de todos los componentes de infraestructura y plataformas que soportan estos servicios.

¿Y cuáles son los tipos de nube?

Existe también una clasificación de tipos de nube con los cuales se puede trabajar y dentro de los cuales se pueden desplegar los servicios que ya hemos mencionado:

Nube pública

Cuando un proveedor consolida un conjunto de recursos físicos en una o múltiples ubicaciones geográficas y los expone para un consumo como servicios a través de Internet, a esto se le conoce como nube pública, dado que su acceso está abierto a todos, a pesar de que los recursos asignados a cada usuario sean privados.

Nube privada

Cuando un usuario particular decide aprovisionar capacidades de cómputo, almacenamiento y networking de manera local para consumir recursos de forma individual, a esto se le conoce como nube privada. En particular, las instalaciones físicas tradicionales, también conocidas como on-premise, están incluidas en esta categoría.

Nube híbrida

Cuando se integran soluciones entre múltiples proveedores de nubes públicas, conectadas a una o múltiples nubes privadas, a esto se le conoce como una solución de nube híbrida.

¿Y qué puedo desplegar en la nube?

Finalmente, hablemos de las soluciones tecnológicas que podemos desplegar en la nube, clasificándolas por el tipo de arquitectura sobre el cual se construyen:

Arquitectura tradicional

Aquí se agrupan todas las aplicaciones que se despliegan sobre servidores web o servidores de aplicaciones tradicionales, los cuales están instalados en un sistema operativo particular y se conectan a nivel de máquina con otros recursos para soportar la solución tecnológica completa. 

Arquitectura basada en microservicios

Este es un paradigma de arquitectura que ha ganado mucha fuerza en los últimos años y que separa la aplicación en múltiples componentes o microservicios, que tienen las siguientes características:

  • Autonomía: pueden existir sin que sea necesario que los demás componentes también estén disponibles.
  • Especialización: cada microservicio cumple un rol específico dentro de la aplicación y se enfoca en resolver un único problema.

Así, un ejemplo particular de una arquitectura de microservicios son las aplicaciones basadas en contenedores, en la que cada contenedor tiene asignados recursos de hardware y software independientes del sistema operativo, así como librerías instaladas en la máquina en la cual se ejecutan.

Mira nuestro webinar: La evolución de la arquitectura orientada a servicios

Arquitectura serverless

Pensemos en la posibilidad de desplegar aplicaciones en la nube sin preocuparnos por asignar recursos de cómputo y tampoco por administrarlos. Este problema lo resuelve el paradigma serverless, en el cual el proveedor de nube es quien se encarga de aprovisionar todos los recursos necesarios para que la aplicación responda correctamente en cualquier instante, de manera que el usuario únicamente será responsable por garantizar que su aplicación sea óptima. Un ejemplo de aplicaciones bajo la arquitectura serverless son aquellas construidas utilizando funciones Lambda en Amazon Web Services.

Conoce las claves para tener una transformación digital ágil

Te puede interesar

Otros artículos de Transformación digital

Suscríbete