Infraestructura tecnológica: ¿cuál es la ventaja de migrar a la nube?

Sebastián Henao
26 de septiembre de 2019
4 min. de lectura
Infraestructura tecnológica: ¿cuál es la ventaja de migrar a la nube?

Cuando las empresas se enfrentan al reto de migrar a la nube, lo primero que hacen es analizar los diferentes modelos de de servicio que se ofrecen en el mercado. Luego evalúan la viabilidad técnica y económica, y finalmente empiezan a implementar pilotos que van expandiendo a las demás aplicaciones que administran. 

Sin embargo, utilizar computación en la nube no se reduce a un estado final que las empresas puedan simplemente alcanzar; por el contrario, implica un proceso de evolución continua.

La computación en la nube ofrece un conjunto de beneficios para las empresas en términos de inversión en infraestructura tecnológica. Además, estos beneficios se pueden maximizar en la medida en que las aplicaciones van madurando y en que continuamos evolucionando con la herramienta. 

Evolucionar significa llevar la infraestructura tecnológica a otro nivel, hacerla más eficiente y rentable. 

Pensemos por ejemplo en una aplicación de arquitectura tradicional que se migró a la nube. Supongamos que meses después esta misma aplicación se migra a una arquitectura basada en microservicios y que posteriormente se implementa en una arquitectura serverless

¿Cómo es posible llevar a cabo este proceso de evolución continua en la nube de forma exitosa? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas? En este artículo te cuento tres puntos claves para entenderlo.

1. Optimización: 

Cuando hablamos de optimización en la nube, la abordamos desde dos perspectivas: la técnica y la económica. 

En primer lugar, la optimización a nivel técnico busca que la respuesta a las peticiones de los usuarios de la aplicación sea cada vez más eficaz. De la misma forma, debe garantizarse una mayor tolerancia a fallos.

En segundo lugar, la optimización a nivel económico busca que estos beneficios técnicos sean una realidad mientras se mantienen los costos operativos al mínimo posible. 

Cuando comenzamos en una arquitectura tradicional, la empresa debe asumir los costos para mantener una arquitectura disponible 24/7, incluso cuando no haya demanda de usuarios. Además, debe contar con una estrategia de respaldo que le garantice la tolerancia a fallos, lo cual incrementa significativamente los costos operativos. 

Por el contrario, al migrar la aplicación a una arquitectura serverless, la empresa paga únicamente por las solicitudes que atiende la aplicación, a pesar de que esta esté disponible en todo momento. Asimismo, las empresas se benefician de la escalabilidad y la tolerancia a fallos que ofrecen estos servicios, con lo cual solucionan los retos de optimización, tanto a nivel técnico como económico. 

Las empresas se benefician de la escalabilidad y la tolerancia a fallos que ofrece la computación en la nube

2. Automatización: 

El cloud computing se presenta como una revolución tecnológica en la medida en que ofrece un amplio portafolio de servicios de infraestructura tecnológica. Especialmente, hay un aspecto que está ganando mucha fuerza: la manera en la que se aprovisionan y configuran los servicios en la nube. 

Pensemos nuevamente en el caso de la infraestructura tecnológica que se migra a serverless. Cuando estamos en la etapa intermedia de la arquitectura basada en microservicios, la migración a la nube apenas se encuentra en curso. Por tanto, se cuenta con tres ambientes idénticos: desarrollo, pruebas y producción. 

En este punto, el equipo de infraestructura tecnológica se encargaría de configurar cada uno de estos ambientes en la nube. De esa manera, arquitectos y desarrolladores podrían desplegar las diferentes versiones de la aplicación. No obstante, esto implicaría que el equipo de infraestructura tendría que realizar las mismas configuraciones en tres ocasiones, lo cual no es eficaz en términos de tiempos ni de costos.

Ahora, pensemos en la posibilidad de que estos procesos de configuración puedan realizarse de manera automática a partir de un archivo de texto. En ese caso, la intervención del equipo de infraestructura tecnológica se limitaría a eliminar y crear nuevamente los recursos de los ambientes de desarrollo y pruebas según se requiera. Este proceso ayudaría a disminuir tiempo y esfuerzo.

Aunque parezca, no es algo descabellado. Actualmente hay múltiples herramientas que lo permiten. Como en la nube se cobra únicamente por lo que se consume, el aprovisionamiento y la configuración de la infraestructura tecnológica son mucho más rápidos y sencillos. 

3. Seguridad

Una aplicación en la nube no será eficiente si no es segura. Por esto, la seguridad debe ser una prioridad en todas las etapas del despliegue de computación en la nube. Desde su concepción hasta llegar a la etapa productiva y de evolución continua, se deben considerar los riesgos de seguridad. 

En consecuencia, es importante entender el modelo de responsabilidad compartida en la nube, pues este puede cambiar en las diferentes etapas de la evolución de la arquitectura. 

En primer lugar, en el modelo de arquitectura tradicional, el propietario es responsable de la seguridad de las plataformas y del despliegue de las aplicaciones. Por su parte, el proveedor es el responsable de garantizar que esta infraestructura sea segura. 

Cuando se migra a la arquitectura basada en microservicios, el proveedor es responsable de garantizar la seguridad tanto a nivel de infraestructura como de plataforma. Mientras tanto, el propietario garantiza la seguridad a nivel de los microservicios. 

Finalmente, en la arquitectura serverless, el propietario es responsable únicamente de garantizar la seguridad en el código fuente de la aplicación; el proveedor es quien se encarga de la seguridad de todos los servicios requeridos para ejecutar ese código.

Por último, considero importante resaltar que para estar en la nube basta con un par de clics, una conexión a Internet y una tarjeta de crédito. Pero estar en la nube, desplegando soluciones eficaces y que aporten beneficios técnicos y económicos, es una tarea que implica un gran esfuerzo a nivel de ingeniería. Como hemos visto, esto únicamente puede alcanzarse a través de un proceso de evolución continua, que puede potenciar los beneficios que ofrece la computación en la nube.

Conoce las claves para tener una transformación digital ágil

Te puede interesar

Otros artículos de Transformación digital

Suscríbete