Para ver

Para escuchar

ir a Academia Pragma
Próximo evento

Próximo evento
Por David Silva y Daniel Agudelo  -  Agosto 29 de 2019

Claves de la computación en la nube para la transformación digital

Juan Ricardo Herrera Gómez
1 de agosto de 2019
3 min. de lectura
h_computacion_en_la_nube_en_transformacion_digital
En el país, el 98 por ciento de las organizaciones considera importante promover el uso de las tecnologías emergentes y digitales, según un informe de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI).

este estudio revela que casi todas las empresas del país quieren aprovechar las ventajas tecnológicas de la cuarta revolución industrial. Sin embargo, no todas las compañías tienen una estrategia clara sobre cómo usarlas a su favor.

Por ello, este artículo explica tres puntos clave que te ayudan a entender por qué la computación en la nube ayuda a las organizaciones a agilizar su transformación digital.

Escucha nuestro podcast: Una mirada a la transformación digital empresarial

1. Menor inversión inicial

Cuando deseamos emprender un nuevo proyecto de tecnología, uno de los puntos clave a considerar es la infraestructura sobre la cual se va a desplegar nuestra solución.

Antes del auge de la computación en la nube o Cloud computing y que grandes compañías como Amazon, Google y Microsoft ingresaran en este mercado, lo normal era tener una infraestructura dentro de nuestra empresa de forma física (on premise) para nuestra solución.

Tener una infraestructura de este forma, requiere una inversión en tiempo que se vuelve una desventaja de oportunidad, además, de un costo inicial alto para la compra y configuración de las máquinas y redes necesarias. A lo que se suma, se puede convertir en una pérdida mayor para nuestra organización si el proyecto no culmina de forma exitosa.

Con la computación en la nube, la compra de máquinas no es necesaria, de entrada ya vamos ganando en el dinero inicial invertido sobre este tipo de recursos, este capital en las soluciones on premise de entrada quedaba bloqueado.

Con un despliegue en la nube, el tiempo en el cual se puede hacer uso de uno o muchos servidores, es casi inmediato, con una cuenta en un proveedor de nube en cuestión de minutos se puede obtener un servidor con el cual ya puedo iniciar a probar mi aplicación o desplegarla de forma productiva. Aquí podemos hablar de una menor inversión inicial de tiempo que podemos suponer también es un ahorro en dinero.

Aunque la configuración de redes y de servidores es un paso que no se puede eliminar, estas configuraciones pueden ser más rápidas y automatizarse de forma tal que ganemos en este punto también, cuando sea necesaria una configuración similar.

2. Agilidad y Rapidez

En este punto lo que vamos a ganar con la computación en la nube es poder acceder a diferentes tecnologías de una forma mucho más rápida que en una solución on premise.

Aquí ya no hablamos sólo de máquinas sino  también de los servicios que ofrecen los diferentes proveedores de la nube. Para poner un ejemplo en la nube de Amazon con un solo clic, puedo tener acceso a una base de datos Oracle, Redis o Mongo completamente funcional sin tener que hacer una instalación completa del producto.

computacion_en_la_nube

La velocidad en la que podemos disponer de diferentes tecnologías que son necesarias para implementar la transformación digital en la organización es mucho menor si lo hacemos en la nube.

Cuando iniciamos un proyecto de transformación digital, seguramente lo primero que vamos a desplegar es un Mínimo Producto Viable (MPV) que, se estima, sea desarrollado en un corto periodo de tiempo. Si no contamos con una buena velocidad para obtener los productos y tecnologías requeridas, nuestros despliegues serán demorados y no podremos evaluar nuestros supuestos de forma tal que podamos sacar ventaja de ellos.

Es por esto que los grandes proveedores de la nube, ya contemplan los productos, servicios y funcionalidades específicas para atender este tipo de necesidades y ofrecen un catálogos para adquirirlos o usarlos de forma instantánea.

3. Flexibilidad

Cuando hablamos de transformación digital, seguramente vamos a ir cambiando nuestros productos a medida que vamos avanzando en el análisis del feedback generado por el uso del producto por parte de nuestros clientes, esto vuelve y presenta un desafío tecnológico para la organización. Debemos de cambiar nuestro producto ya sea para mejorarlo, o reemplazarlo de forma rápida y con el menor impacto posible.

En este caso, la nube vuelve a ser protagonista para este tipo de cambios. Como lo mencionamos anteriormente, la nube tiene la capacidad de entregarnos servicios de forma casi inmediata, por lo tanto, si generamos un insigth donde vemos que un servicio fue muy exitoso y, por el contrario, otro no lo fue, tengo la posibilidad de reasignar recursos sin dejar de prestar el servicio y sin necesidad de realizar un proceso de compra adicional para obtenerlos. El aprovisionamiento de recursos se realizaría en cuestión de minutos.

También podemos tener el caso, donde vemos que si aplicamos inteligencia artificial en alguna parte de nuestro proceso, podemos mejorar y dar mayor valor a los clientes.
Por ejemplo, en la nube la de Google podemos comenzar a utilizar este servicio y únicamente pagar por el uso del mismo.

Si necesitaramos este tipo de servicios y sólo contáramos con el uso de tecnologías on premise, nos va a tomar mucho tiempo hacer los cambios necesarios para poder adaptarlos a nuestro producto. Esto sería demasiado rígido para nuestra organización.

Para conseguir los objetivos que se trazan las empresas en la transformación digital de una forma rápida, la nube se convierte en una herramienta fundamental, gracias al amplio catálogo de servicios que hoy nos ofrecen grandes proveedores del mercado y, que para bien de nosotros, sigue creciendo año tras año.

Conoce las claves para tener una transformación digital ágil





Te puede interesar

Otros artículos de Transformación digital

Suscríbete